Desayuno con… Andrés Cifuentes

Hoy toca desayunar con Andrés El Águila Cifuentes, narcotraficante poderoso, jefe de jefes.

“El día amaneció caluroso y húmedo en Los Mochis (Sinaloa). Aunque había amanecido hacía rato, el cuarto de Andrés estaba oscuro como un pozo. No podía dormir con luz, aunque fuera la mínima penumbra azul de la luna, que entrase por una rendija de la persiana. Había dormido bien, pero poco, se acostó tardísimo esperando noticias sobre el último envío de mercancía a los Estados Unidos.

Estaba contento, todo iba perfecto, como él lo había planeado. Las lanchas rápidas llegaron a las playas de California sin contratiempos y la mercancía fue recogida y distribuida en varios vehículos que avanzarían hasta distintas ciudades del interior.

Tomó una ducha de agua fresca, se afeitó, se vistió y llegó hasta la cocina. Olía por el pasillo a chorizo refrito, huevos… Tenía hambre. En la cocina, ya estaba Angélica, su mujer, que hacía rato terminó su desayuno bajo en calorías, carbohidratos, grasas, azúcares… un té y una manzana.

La cocinera, al verle entrar, terminó de llenar un plato para Andrés, con su huevo, chorizo, salchichas, tomatillo y se lo colocó en la mesa.

—Gracias, Juana. Esto sí es un desayuno —dijo y miró el plato vacío de su mujer.

—Andrés, ¿quiero ir de compras a Los Ángeles? —dijo Angélica con cara de aburrimiento y sin mirarle a la cara, mientras se levantaba.

—Pues vete —le contestó con la boca llena.

—Necesito dinero.

—Pues luego te lo doy, ahora estoy desayunando.

Angélica suspiró de fastidio.

¡Qué diferente era Angélica a Lola! Físicamente, tal vez se parecieran un poco, pero nada más. La tenía al lado como el que tiene un canario o un gato. La consideraba un animalito inconsciente y sin valor. Angélica apenas tenía veinte años y era dócil como un perrito, no preguntaba, no se metía en sus negocios, sólo quería los dólares que le soltaba a manos llenas para ir de compras y verse bonita con los vestidos, las joyas y los carros caros.

A veces, echaba de menos a Lola Suárez.”

Más desayunos aquí:

Desayuno con… Lola Suárez

Desayuno con… James McLean

Desayuno con… capitán Morales

Desayuno con… Héctor Hernández

Desayuno con… Ian Rivera

Desayuno con… Willy Flórez

By María Arenas

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s