El Glamour se lleva por dentro

No hago más que escuchar por ahí que escribir no tiene glamour, que no hay nada de encanto  en el hecho mismo de escribir, que es un trabajo duro, constante, de dejarse los cuernos en la pantalla del ordenador o dondequiera que lo hagas; pero quiero rebelarme.

Yo sí escribo con glamour, lo siento.

Se trata de encontrar la predisposición del hechizo, del encanto, de ponerse los zapatos de escritora ardiente e incansable y lo hago. Y funciona.

A veces, consigo fetiches fáciles. Puede ser una copa de vino, un café en mi taza favorita, mi gorra de escribir, mi camisón de raso, pero siempre con mucho glamour.

Los inicios son duros (para algunos) y recuerdo a Stephen King, cuando no le quedaba otra que escribir sentado en el retrete de su caravana, mientras sus hijos dormían, El pobre era era profesor, pero no le daba ni para alquilar una casa. Seguro que encontró su trozo de glamour, aunque fuera por dentro.

P.D.: El Diccionario de la RAE acepta “glamur”, pero dicha palabra no tiene nada de glamour. Al españolizarla ha perdido todo su encanto. Me niego a usarla.

By María Arenas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s