10 ventajas de ser escritora

Últimamente debo estar sensible, porque tengo la sensación de que todo el mundo anda quejándose. Se quejan del tacaño de su jefe, del calor, de las aglomeraciones del Metro de Madrid, de que no gana suficiente dinero, de que tienen ansiedad, de que están cansados… También hay escritores que se enzarzan en la queja, que si no venden, que si nadie les lee, que si además de escribir tienes que ser editor, marketero, copywriter y empresario…

Estoy cansada de tanta queja. Hay que asumir que cada uno tiene lo que decidió tener. Si tu jefe es un tacaño, cambia de jefe. Si hay aglomeraciones en el Metro, usa el autobús. Si además de escritor tienes que ser empresario, lo has elegido así.

Hace un par de meses, decidí asumir mi responsabilidad y tratar de no quejarme (por favor, recordádmelo cuando lo haga) y he hecho una lista con las 10 ventajas de ser escritor, para que ni se me ocurra quejarme de lo que quiero hacer en realidad.

  1. El “halo”. Cuando dices a alguien que eres escritora, abren los ojos y siento como si me colocaran un aura o un halo místico alrededor. Me encanta esa sensación.
  2. Alto nivel de concentración en cualquier situación. El tener que aprovechar cualquier momento para escribir o leer me ha hecho desarrollar un superpoder: alta concentración. Puedo concentrarme con ruido, con la tele puesta, rodeada de gente, en la calle, en medio de la Gran Vía. Lo puedo aprovechar para cualquier cosa.soy-escritora
  3. Derecho para ser “rara”. Ser escritora me da derecho a vestir, pensar, actuar como me dé la real gana. Que no me interesa la conversación de alguien… me quedo mirando al infinito, pensando en la próxima escena de la novela o cómo solucionar una incongruencia del texto. Que me apetece ponerme pantalones y vestido… no importa. Soy escritora, soy rara… ¿Y qué?
  4. Alto nivel de empatía. Hay quien puede verlo como una desventaja, pero ponerte en la piel de otra persona no tiene por qué ser desagradable. Me puedo poner en la piel de Anne Hathaway y ser alta, delgada y talentosa.anne
  5. No me aburro nunca jamás. Salas de espera, al andén del Metro, la cola del autobús, no importa la situación. Mi cabeza estará siempre bullendo. Si no es Operación Caronte, será cualquier otra historia. No importa.
  6. Soy muy paciente. Nadie como los escritores conocemos el concepto de periodo de gestación. Una novela, u otro texto, necesita tiempo para ser pensado, planeado, plasmado, corregido, requetecorregido, evaluado, modificado y finalmente, publicado. Hace falta mucha paciencia, de verdad. Sé que no hay nada en la vida que merezca la pena que sea inmediato.esperando
  7. Hago lo que me gusta. Parece fácil, pero no todo el mundo se atreve. Yo me considero muy afortunada por poder hacer lo que quiero de verdad.  Me consta que hay personas que les gustaría recorrer España en bici o vivir en la playa y no lo hacen.
  8. Soy más libre. Escribir con el fin de ser leída ha hecho que me enfrente a muchos miedos: a la crítica, a la sobreexposición, al cotilleo fácil, a no saber, a no poder… Y no ha sido para tanto.  Ahora soy más libre. Sigo sintiendo miedo, pero no dejo de hacer algo por ese motivo.libre.jpg
  9. Estoy aprendiendo un montonazo. No sólo sobre gramática y narrativa y esas cosas que tenemos que saber los escritores, sino de redes sociales, marketing, fotografía, proceso editorial, SEO y otras que hace un año ni se me pasaban por la cabeza.
  10. Tengo un Sexto Sentido. Cuando decido bajar de la nube y pisar tierra firme, veo cosas que nadie más puede ver. Me gusta mirar a la gente cuando creen que nadie les mira, me fijo es sus gestos, sus tics, la combinación de colores de su ropa… Puedo ver hasta si llevan un tomate en el calcetín.calcetines

By María Arenas

6 Comentarios Agrega el tuyo

  1. Sonia dice:

    Fantástico María. Lo suscribo!

    Me gusta

  2. Me encanto!Me senti super identificada!

    Me gusta

    1. Me alegro. Es un gusto saber que hay más gente igual por ahí. 😁

      Me gusta

  3. Ruben dice:

    Esta genial, María. Lo de quejarse va de serie, aquí en Valencia también. Jeje.

    Me gusta

    1. Creo que va de serie en el genoma humano. Yo me esfuerzo cada día por no quejarme y centrarme en lo positivo. Es mejor para la salud.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s