Si la vida te da limones… Pues te haces un mojito.

El dicho (muy americano) dice que si la vida te da limones, que te hagas limonada, pero a mí me parece una chorrada.

Si la vida te da limones, no te queda otra que aguantarte. Luego, puedes tirárselos a alguien, estamparlos contra algo o tirarlos a la basura, pero de momento, te jodes.

Y además, es algo que no puedes evitar. No puedes evitar que te llegue algún limón de vez en cuando y se te quede cara de bobo/a y se te arrugue algo por dentro y no sepas qué hacer.

Entonces, tienes varias opciones:

Opción 1. Tirar los limones e ignorarlos. Suele funcionar un tiempo limitado. Hay gente que aguanta más y otros menos.

Opción 2. Estrujarlos y lanzarlos contra algo. Suele funcionar durante el instante en que lo estás haciendo.

Opción 3. Ragalárselos a alguien. Esto suele ser más duradero. Es lo que vulgarmente se llama “pasarle el marrón a otro”, pero suelen rebotar con más fuerza.

Opción 4. Tragarte los limones y envenenarte. Caes fulminado de forma inmediata hasta lo más profundo del pozo.

Opción 5. Desistir de continuar adelante. Suele conllevar el suicidio.

Opción 6. Hacerte un mojito. Ya sabes, añadirle algo de gracia al limón para pasar el trago y hasta hacerlo agradable.

Si se os ocurre algo más qué hacer con los limones, podéis dejar abajo el comentario.

By María Arenas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s